¡Hola a todos los amantes de las soluciones sustentables!

En Energetika, nos entusiasma compartir información sobre la leña como fuente de energía natural y renovable. La leña, proveniente de distintas especies de árboles, nos proporciona calor y energía de una manera sostenible. Vamos a explorar más a fondo las propiedades y beneficios de este combustible.

La leña, al arder, libera calorías que varían de 3800 a 5000 Kilocalorías por kilogramo (Kcal/kg), dependiendo de la especie de árbol. Por ejemplo, el quebracho puede tener hasta 5051 Kcal/kg, mientras que el eucaliptus alcanza aproximadamente 4538 Kcal/kg. Estos valores corresponden a la leña seca, y las diferencias entre las especies no superan el 20%.

Es importante tener en cuenta que las diferentes densidades de las maderas influyen en los volúmenes de la misma cantidad de peso. Por lo tanto, las calorías por unidad de volumen varían según la densidad de la madera. Por ejemplo, el quebracho tiene un contenido calórico de 5160000 Kcal/m3, mientras que el eucaliptus tiene aproximadamente 2550000 Kcal/m3. Esto significa que, en volumen, el quebracho supera al eucaliptus en más del 100%, a pesar de tener solo un 20% más de calorías por peso.

La humedad presente en la leña disminuye su contenido calórico. La leña recién cortada puede tener más del 50% de humedad, mientras que la leña secada naturalmente al aire contiene entre un 15% y un 25% de humedad. La leña secada con calor, por otro lado, mantiene la humedad higroscópica en un rango de 6% a 12%. Esto significa que las maderas verdes tienen alrededor de 1800 a 2500 Kcal/kg, las secadas al aire entre 3400 y 3800 Kcal/kg, y las secadas con calor de 4100 a 4500 Kcal/kg.

La leña es un combustible heterogéneo compuesto principalmente por hidratos de carbono, como celulosa, hemicelulosa y lignina. Durante su combustión, parte de la leña se volatiliza y se quema como carbono fijo, mientras que la parte volátil, que contiene la mayor parte de las calorías, se desprende en forma de hidrógeno, metano, metanol, hidrocarburos, óxido y dióxido de carbono, entre otros gases. La temperatura de combustión de estos gases varía desde los 360°C para el metanol hasta los 620°C para el monóxido de carbono.

Además de la leña proveniente de árboles, es importante destacar que los residuos forestales y de la industria maderera también son una fuente valiosa de combustibles derivados de la biomasa. Estos residuos pueden aprovecharse como fuentes de energía renovable, contribuyendo a una gestión sostenible de los recursos forestales.

En Energetika, nos enorgullece ofrecer soluciones que aprovechan al máximo la energía de la leña y promueven su uso responsable. Estamos comprometidos con el cuidado del medio ambiente y la preservación de los recursos naturales a través de la promoción de energías sustentables.

¡Aprovechemos al máximo la energía de la leña y contribuyamos juntos a un futuro más sostenible!

Abrir chat
1
Necesita ayuda?
Escanea el código
Hola
¿En qué podemos ayudarte?